Aceite de bergamota

Se ha utilizado para calmar la agitación mental, cólicos, depresión, estrés emocional, estrés mental, estrés físico, estrés laboral, síntomas del síndrome premenstrual, como sedante; también sirve para dar energía física y levantar el ánimo; en casos de infecciones y artritis reumatoidea.

Descripción

La bergamota fue utilizada por los italianos para bajar y aliviar las fiebres, proteger contra la malaria y expulsar parásitos intestinales.  Los franceses la utilizaban para agitación, pérdida del apetito, cólico, depresión, indigestión, insomnio, reumatismo, tensión.

Propiedades:  analgésico, antibacteriano (infecciones de estreptococos y estafilococos), antiinfeccioso, antiinflamatorio, antiparasitario, antiséptico, antiespasmódico, digestivo, neuroprotector, sedante y levanta el ánimo.

Usos comunes: se ha utilizado para calmar la agitación mental, cólicos, depresión, estrés emocional, estrés mental, estrés físico, estrés laboral, síntomas del síndrome premenstrual, como sedante; también sirve para dar energía física y levantar el ánimo; en casos de infecciones y artritis reumatoidea.

PRECAUCiÓN:  No administre internamente en niños menos de 6 años.  Para uso tópico en niños, utilícelo con precaución diluido con aceite de coco fraccionado.  Evite la luz solar directa o luz ultravioleta hasta por 72 horas después de su uso.

Usos: aromático, tópico, interno.  Quieres conocer mejor las formas de uso?

Otros aceites con los que se mezcla bien son: ciprés, eucalipto, geranio, lavanda, limón e ylang ylang.

Información obtenida de Esenciales Modernos, Cuarta Edición

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Aceite de bergamota”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *