Aceite de orégano

Se ha utilizado para eliminar el pie de atleta y los callos, curar la cándida intestinal y vaginal, eliminar aftas bucales, reducir los síntomas del síndrome del tunel carpiano, eliminar el virus del ébola, calmar infecciones por hongos, estimular el sistema inmunológico, reducir la inflamación y dolores musculares…

Descripción

El aceite de orégano puede ayudar en casos de resfriados, problemas digestivos, neumonía bacteriana y viral y fortalecer el sistema inmunológico.

Propiedades: antibacteriano, antifungicida, antiparasitario, antiséptico para el sistema respiratorio, antiviral y estimulante inmunológico.

Usos comunes: se ha utilizado para eliminar el pie de atleta y los callos, curar la cándida intestinal y vaginal, eliminar aftas bucales, reducir los síntomas del síndrome del tunel carpiano, eliminar el virus del ébola, calmar infecciones por hongos, estimular el sistema inmunológico, reducir la inflamación y dolores musculares, matar parásitos intestinales, reducir pólipos nasales, curar la neumonía e infecciones por estafilococo, infecciones virales, calentar el cuerpo, eliminar verrugas y calmar la tos ferina.

PRECAUCIÓN: SIEMPRE utilizar diluido, ya que puede causar irritación extrema de la piel  No administre internamente en niños menos de 6 años.  Para uso tópico en niños, utilícelo con precaución diluido con aceite de coco fraccionado.

Usos: aromático, tópico, interno.  Quieres conocer mejor las formas de uso?

Se mezcla bien con los siguientes aceites:  albahaca, hinojo, geranio, hierba limonera y romero.

Información obtenida de Esenciales Modernos, Cuarta Edición

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Aceite de orégano”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *